Vida en pareja: Consejos para mantener una buena comunicación

Las relaciones sentimentales se construyen a partir de varios aspectos que, en conjunto, generan una buena convivencia en la pareja. Uno de los más importantes, sin duda, es el de la comunicación. La falta de interacción entre ambos es un claro síntoma de que las cosas no funcionan bien.

Tender puentes para lograr la cercanía garantiza una relación estable, satisfactoria y con futuro, de lo contrario el fracaso estará a la vuelta de la esquina.

Cada uno puede interpretar a su manera en qué consiste la comunicación, pues para muchos es suficiente con el intercambio de ideas durante el día o, simplemente, no se plantean conversar sobre otros temas.

Es importante recordar que la comunicación no se trata solamente de si se habla o no se habla. El proceso tiene que ver más con las cosas que se dicen y cómo se dicen. De hecho, los errores más comunes tienen que ver con no saber expresarse adecuadamente, o por las faltas de respeto que puedan existir hacia uno mismo o hacia la pareja.

Hay quien incurre en el error de imponer su propio criterio, dando a entender que el punto de vista particular es superior al del compañero o compañera de vida. Otra de las causas de la mala comunicación es que continuamente se den a conocer defectos y quejas de la pareja, incluso de forma exagerada.

Se trata de dos errores muy habituales en la convivencia diaria, que pueden derivar en muchos otros, como no dejar que la pareja se exprese, querer que la otra persona sea como sí mismo, no interesarse por su punto de vista o dar por hecho lo que va a decir e interrumpir reiteradamente.

No suponer lo que el otro piensa

Una vez que se han definido algunos de los errores, es hora de aplicar acciones correctivas. En las relaciones de pareja nunca se debe suponer qué es lo que piensa o cómo se siente la otra persona. Se trata de una mala costumbre que poco a poco se va enquistando y luego resulta complicado cambiarlo.

Nadie tiene el poder de leer la mente de los demás, por eso hay que preguntar cuando no se entiende claramente el mensaje. Se puede perder mucho más dejando las cosas sobreentendidas sin aclararlas.

La comunicación parte del principio de la buena intención. En el instante de dirigirse hacia la otra persona hay que tratar de hacerlo con el propósito de construir. De nada vale querer hacer daño, desde el primer momento hay que olvidarse de las malas intenciones y del rencor.

Reforzar la comunicación en la pareja abarca todas las facetas, desde dar a conocer las fantasías sexuales hasta compartir las dificultades o los logros alcanzados en el ámbito laboral.

Vida en pareja

Vida en pareja

Las relaciones íntimas muchas veces entran en una rutina, por lo que la comunicación es vital para revivir la pasión. Algunos van más allá y para dar un giro a sus encuentros adquieren juguetes sexuales, como vibradores, estimuladores o ropa interior más atrevida.

Los productos para mejorar la vida sexual de la pareja se comercializan en portales como miorgasmo.com. Es decir, en este sex shop ambos pueden dar rienda suelta a su imaginación en la cama. Si ella se interesa por dildos o vibradores, entonces en este sex shop puede encontrar uno para su disfrute.

En el caso del hombre, en este sex shop él también tiene la opción de conseguir accesorios para el placer masculino, o comprarle a ella lo último en lencería sexy, lo que hará subir la temperatura. Lo importante es mantener buenos niveles de comunicación y desinhibirse.

No recurrir al pasado

Si ambos desean restaurar los canales para mejorar la relación, uno de los puntos clave de la comunicación es no recurrir a los hechos del pasado. Lo que sucedió meses o años atrás debe quedar ahí, en el pasado.

Sacar a relucir daños o errores cometidos con anterioridad solo generará conflictos más graves, la discusión subirá de tono y hasta se podría llegar a la violencia. Tanto él como ella deben saber discriminar lo que ha pasado ahora y lo que pasó antes. En el caso de que existan cabos sueltos, hay que buscar el momento ideal para tratarlos.

Los expertos en relaciones de pareja también recomiendan la empatía. Ser empático quiere decir colocarse en el lugar de la otra persona para entender su punto de vista y ser comprendido. Es un factor crucial, pues permite conocer las necesidades y las perspectivas del otro, no solo en cuanto al tema sentimental, sino sobre cualquier asunto.

Mejorar los procesos comunicativos entre ambos requiere tiempo y dedicación. No son cambios que ocurran de un día para otro. Por este motivo, es necesario armarse de paciencia y asumir los hechos de forma positiva para generar avances.