Los pasos a seguir para solucionar una crisis de pareja

Vivir una relación amorosa es una situación que está pensada para que ambos miembros de la relación sean felices y donde exista compenetración y complementación ente ambos. El sentido de la existencia de las parejas es que hagan sentir felices a las personas que la forman. Sin embargo, a pesar de que las parejas lo son porque se sienten mejor juntas, acompañándose y queriéndose, en ocasiones ocurren crisis en la relación, una situación que es normal y que hay que saber afrontar para ponerle solución y reforzar la unidad en la pareja.

¿Qué es una crisis de pareja?

No resulta definir este estado, pero normalmente se produce cuando existen conflictos sin resolver en la pareja y ninguno de los miembros tiene la capacidad o no se sienten preparados para solucionarlos.

Con el tiempo, estas pequeñas rencillas pueden ir a más, especialmente si no se fomenta la comunicación, y pueden acabar con el distanciamiento de la pareja.

La mayoría de parejas sufren varias crisis a lo largo de su relación, pero no debemos asociar crisis a algo negativo en sí mismo. Debemos ver la crisis como una vía para reforzar el vínculo afectivo en la pareja e iniciar caminos que ayuden a hacer más fuerte la relación.

¿Cuáles son los síntomas de crisis en la relación?

Las crisis no aparecen de manera inmediata y repentina en una pareja, sino que es un proceso que va dejando huellas y síntomas que debemos saber ver. Así, la falta de comunicación es uno de los más preocupantes. Cuando sentimos que dejamos tener cosas en común con nuestra pareja, no nos apetece pasar tiempo con ella o discutimos por aspectos que anteriormente eran simplemente una tontería, estamos alimentando una posible crisis.

Otra de las señales de que la relación se está deteriorando es que no se evita el conflicto, en lugar de intentar mediar o alcanzar acuerdos en las discusiones, se eleva el tono, se intenta priorizar la satisfacción personal por encima de los objetivos comunes.

Las crisis pueden acabar en faltas de respeto, críticas destructivas, tonos sarcásticos o con desprecio y, en el peor de los casos, actos de maltrato.

Los pasos a seguir para superar una crisis de pareja

Para que una pareja entienda que debe superar la crisis es importante un ejercicio de sinceridad y humildad. El objetivo pasa a ser superar ese bache emocional y recuperar la buena sintonía. Para esto, ambos miembros deben reconocer su parte de culpa y, si es necesario, ponerse en manos de profesionales.

Habitualmente, los psicólogos proponen dos vías de intervención, una de carácter más individual; y una segunda que ya incluye sesiones de pareja. En Consulta 21 psicólogos, psicólogos en Málaga, son expertos en este tipo de tratamientos. Estos psicólogos en Málaga son profesiones experimentados en diferentes áreas de conocimiento.

La opción de terapia individual está más pensada para aquellas personas que quieren aclarar y poner solución a sus problemas de forma íntima. Se ponen en marcha técnicas con las que descubrir esos sentimientos de ira, enfado, tristeza y dolor que supone la crisis de pareja. El objetivo no es otro que liberarse de esas emociones para aclarar las dudas y decidir si continuar con la relación o iniciar una nueva vida en solitario.

En el caso de que ambos miembros de la pareja estén firmemente convencidos de superar el trance, la práctica pasa por la terapia de pareja. En Consulta 21 psicólogos son expertos en terapia de pareja Málaga.

En estas terapias de pareja, lo que buscan los profesionales es que ambas personas puedan mostrar sus sentimientos, sus inquietudes, sus reproches, pero que todo esto esté puesto en servicio de la búsqueda de la mejor solución para la pareja. Los profesionales juegan un papel de mediadores, y su función es la de mostrar vías de comunicación para que los actores de la crisis encuentren diferentes escenarios de solución.

La terapia como tapete para poner todas las cartas sobre la mesa

Las crisis de pareja no suponen siempre una ruptura de la relación. Al contrario, en buena parte de los casos,la crisis es una nueva oportunidad para reforzar la pareja, hace que ambos miembros se conozcan mejor y que la relación se consolide.

La terapia de pareja puede resultar muy útil para hallar esos puntos en común que están ocultos en esas diferencias que saca a relucir el estado de crisis. Ponerse en manos de profesionales no es un fracaso, sino una vía más para encontrar la mejor solución.

Nunca es aconsejable abandonar la relación ante los primeros síntomas de crisis, pues esto puede suponer no enfrentarse a esos miedos o indecisiones, que tendrán como resultado su repetición en una relación futura.

Las crisis de pareja son siempre cosa de dos, cada persona tiene su cuota de responsabilidad, lo que obliga a ambos miembros a compartir la responsabilidad a la hora de encontrar la solución.